viernes, octubre 22, 2021
Montaje de instalaciones caninas y Residencias caninas

8 Consejos básicos para cuidar de tus nuevos agapornis

“Agaporni, pájaro de gracioso nombre y necesidades muy concretas”.

Si has tenido aves como mascotas, no confíes en tu experiencia ni vuelques tus conocimientos en el cuidado de este tipo de animal, porque te darás cuenta de que exigen necesidades muy concretas.

No lo olvides, desde CiberMascotas siempre te aconsejamos y rogamos que te informes bien y a conciencia antes de adquirir cualquier mascota. Pero si se trata de un agaporni, aún más.

De momento, si te sirve de ayuda, comienza por seguir los consejos para cuidar un agaporni que te enseñamos a continuación.

Cuidar de un agaporni puede convertirse en algo muy fácil

Para empezar, si no estás muy familiarizado con estos entrañables animalitos, te ponemos al día.

El agaporni es un ave tropical que requiere esfuerzo en su crianza y mucha dedicación en su cuidado, pero a cambio nos ofrece unas buenas dosis de cariño y belleza con su llamativo y colorido plumaje en tonos verdes, amarillos, anaranjados…

Son conocidos comúnmente como “inseperables” o “pájaro del amor”, definición bastante explícita del carácter de este animal que siempre va en pareja y cuya cualidad es fundamental para su felicidad y bienestar.

De ahí que este pequeño ave muy similar a un loro pero de unos 10 centímetros, tome a su dueño como “pareja inseparable”.

Como decimos siempre, si ya tienes decidida tu mascota, vuelve a pensarlo. Decide qué animal es el más adecuado para ti y tus necesidades y, sobre todo, si puedes ofrecerle todos los cuidados que requiere. Si la respuesta es sí, y tu mascota será un agaporni, no te pierdas nuestros consejos:

1. Regálale a tu agaporni una pareja lo antes posible

El agaporni es un animal monógamo, que necesita de un vínculo para desarrollar su vida cotidiana. Sólo tienen una pareja a lo largo de su vida, a la cual cuidarán y a falta de ésta, la tristeza puede ser tan importante que no logren vivir.

Es por ello que si no tiene a un fiel compañero, puede coger a su propietario como pareja y hacer bueno el sobrenombre de “inseparable”.

Incluso en las tiendas de mascotas suelen estar en parejas o con una fuerte vinculación, por lo que recomendamos que en cuanto tengáis la más mínima posibilidad, le regaléis una pareja, algo que dará a tus nuevos amigos mucha felicidad, y a ti una gran satisfacción.

Dicho esto, es importante aclarar que un agaporni es animal de una sóla pareja, pero no quiere decir que sea la misma. Es decir, si no hay problema alguno, seguirá fiel a su pareja, pero si su pareja fallece o es separada, podemos buscarle una nueva compañía y conseguir que se adapten y se complementen felizmente.

2. La edad adecuada para adoptar tu agaporni

Como con cualquier cría, no vale cualquier edad para adoptar. Recuerda que los animales, en mayor o menor medida requieren de unas necesidades tanto físicas como psicológicas, entre las que pueden encontrarse alimentación, impronta, protección…

En definitiva, asegúrate que el polluelo tenga unos 20 días. Con ese tiempo, nos aseguramos el bienestar de la cría a la vez que no tiene costumbres adquiridas, por lo que adaptarlo a nuestro entorno, voz, presencia o jaula resultará más sencillo.

3. La alimentación es fundamental para tu polluelo

Siguiendo un orden cronológico y natural en la vida de un animal, el siguiente paso que deberíamos tener en cuenta es la alimentación.

Debemos cuidar a nuestro agaporni durante las primeras semanas con papillas naturales, evitando conservarlas ya hechas durante demasiado tiempo. Siempre es preferible elaborar la comida en el mismo momento de dársela.

Debe ser un preparado para esta especie, con textura crema y ni muy frío ni caliente, teniendo en cuenta que las tomas se producen cada 4 horas aproximadamente con mucho tacto, usando a ser posible una jeringa para favorecer la ingesta.

4. Toca cambiar su alimentación para completar su desarrollo

Los cuidados anteriormente marcados respecto a la alimentación apenas duran tres semanas si has seguido nuestro consejo y has adoptado a los 20 días.

Con 40 días, el pequeño pájaro será alimentado con la papilla pero en dos tomas, mañana y tarde. A partir de ahí, irá alejándose de la etapa de polluelo y estará preparado para comer semillas, frutas, etc.

5. Los agapornis necesitan la luz del día

Es un ave tropical y especialmente alegre y cariñoso, y por tanto la luz influye en su salud y estado de ánimo.

Intenta mantenerlo en zonas luminosas e incluso en el exterior. Eso sí, en invierno es preferible limitar la intemperie y colocarles cerca una luz cercana que sirva para dar algo de calor.

Si te paras a buscar la similitud con nosotr@s, l@s human@s, podrás empatizar con ellos y pararte a pensar un poco qué nos apetece (es más, qué necesitamos) en cada estación del año.

¿A que la luz nos aporta alegría, pero cuando hace frío, nos apetece algo de calor al mismo tiempo?

6. “Inseparables” sí, pero sólo entre agapornis

Estos pequeños pajaritos son todo amor, fieles a una sola pareja, atentos y necesitados de compañía y amor… Pero sólo entre ellos o con su propietario. Es sumamente importante evitar que convivan con otras especies de aves.

Como ya sabrás a estas alturas, no son aves comunes de costumbres comunes, totalmente opuestos al típico carácter independiente e impersonal que conocemos de cualquier animal alado.

7. Invierte en la mejor jaula para tus agapornis

Hasta para encontrar un espacio adecuado para ellos, los agapornis son especiales. Suele decirse que es preferible evitar jaulas redondas, ya que para ellos la orientación es primordial, y en este tipo de jaulas la pierden, creando estrés o “picaje” (picoteo de plumas hasta incluso arrancarlas de manera compulsiva).

De la misma manera, se aconsejan jaulas alargadas y no altas y estrechas, así como ramas que hagan de perchas naturales. ¡Ah! Y si puedes incluir un cuenco de agua a modo de piscina, mejor.

En nuestra sección de pajareras encontrarás una amplia variedad de tipos de jaulas o pajareras para que tus agapornis tengan más o menos espacio, y de distintos diseños. Seguro que cuando pruebes, querrás criar y tal vez necesites algo más grande… ¿Quién sabe?

8. Visita al veterinario

Y tal vez el mejor consejo que podemos daros siempre que tratemos con mascotas, mantén un seguimiento regular con el veterinario.

En ocasiones, pensamos que sólo debemos llevar a nuestras mascotas al veterinario cuando presenta algún problema de salud, pero os aseguramos que la mejor medicina es la prevención, y con una visita anual, tal vez sea suficiente en la mayoría de los animales.

Seguro que conoces muchas más características a tener en cuenta de estos pequeños y agradecidos animales, nosotros mismos podríamos seguir hablando de ellos, de sus necesidades, tipologías, costumbres e incluso ofreciendo multitud de consejos más.

Pero siguiendo nuestra filosofía de “aprende sobre tu futura mascota”, preferimos que ahondes y profundices en el maravilloso mundo animal en el que has decidido entrar.

Con estas pinceladas sólo hemos pretendido acercarte un poco más a estos coloridos pájaros y, además de despertar tu interés, asentar las bases para que, si ya has decidido ampliar la familia, que sigas unos pasos firmes y seguros.

CiberMascotas
Conocemos a tus mascotas

Seguro que también te interesa...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo último...